Palabras mágicas en el Auditorio

El pasado 3 de junio vivimos el Día del Teatro en el Instituto, tal como llevamos haciendo desde hace varios años, con la participación en la Muestra de Teatro infantil y juvenil que organiza el Ayuntamiento de Albacete.

Este curso nos propusimos el reto de preparar un recital poético. Aprender la poesía de memoria, recitarla y conseguir que el público la siga con interés es casi un acto subversivo. Sencillamente no está de moda, es ir a contracorriente.

¡Y lo logramos!  Para ello elaboramos un guion teatral que diera unidad al recital. Al principio, unos alumnos de Bachillerato aparecen en escena discutiendo sobre cómo hacer un trabajo que les ha propuesto el profesor. El trabajo es la búsqueda de Las palabras mágicas. ¿Dónde están?

Nacho Vegas, cantante, en su último disco Violética, presenta un tema con este título: “Y ahora dime cuáles son las palabras mágicas / las que nombran al amor, a la muerte, a la revolución / las que vienen de un lugar al fondo de la imaginación”. Los alumnos recurren a la poesía  y nos presentan a través de esas palabras: amor, tiempo y muerte, cosa, lluvia, lo social, advertencia, la palabra… unos treinta poemas de autores desde el siglo XIX hasta nuestros días.

Preparamos un montaje audiovisual muy potente en imágenes y música; y para aligerar el recitado incorporamos bailes adecuados a los tópicos tratados. Blanca Cuerda, Eloy Garrido y yo empezamos a trabajar con los alumnos desde principio de curso. Hemos hablado mucho, intercambiado pareces, discutido… porque en la obra participaban más de 70 alumnos de varios niveles.

 

También hemos contado con la participación de Paco Morcillo, profesor de Griego, interpretando como actor un texto de Ordesa, novela de Manuel Vilas.

No nos hemos rendido ante las dificultades: grupo de alumnos numerosos, nada restrictivos, dificultades para ensayar, hacerlo compatible con el trabajo diario y las clases. También fue difícil ofrecer la poesía como texto teatral y más difícil aprender los poemas de memoria; pero creemos en la magia de la palabra y los alumnos se han rendido a la belleza de los textos poéticos.

El 3 de junio a las 8.15 estaban todos puntuales en la entrada del Auditorio, maquillados y vestidos, para hacer la representación de su vida.

Me acuerdo de la canción de Leiva: “¡Hazlo! Como si ya no te jugaras nada / Como si fueras a morir mañana / Aunque lo veas demasiado lejos ¡oh, oh! / ¡Hazlo! Como si no supieras que se acaba”.

Fue maravilloso verlos tan responsables, atentos, unidos para llevar acabo nuestro proyecto. Creíamos en lo que hacíamos y lo hicimos.

El saludo final resultó apoteósico y los abrazos entre nosotros sabían a amor. Fueron momentos de máxima felicidad y lo narro con la nostalgia de saber que hoy ya son pasado. Gracias a todos los que hicieron realidad el proyecto y al público que asistió y nos acompañó en la representación.

Cristina Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *