Bloc de otoño

En esta época de plagios, tomo prestado el título de uno de los libros de poesía de Luis Alberto
Cuenca, para referirme a una serie de poemas que cantan la llegada de la estación amarilla,
naranja, marrón; a veces morada y rosa.
¡Ay cuanto tiempo/ tierra/sin otoño/ cómo pudo vivirse!, escribe Neruda en su Oda al otoño.
No con esas palabras, pero sí suspirando recibía mi madre el otoño y me invitaba a olerlo y a
verlo en la luz del sol al atardecer, que adquiría una tonalidad única. Nos acercábamos a los
manzanos para oler las manzanas reinetas y disfrutábamos yendo entre los pinos a buscar
scalos.
Eran tiempos de cortar leña, de preparar la estufa y de volver a la temida y añorada escuela.
Y ahora, qué es el otoño; a qué huele, cómo sabe.
Siempre con el otoño es la vuelta a las clases, las hojas nuevas de los libros, que
paradójicamente el otoño las hace caer de los árboles.
Aprovechemos el otoño/antes de que el invierno nos escombre, escribe Mario Benedetti.
Todavía hay luz en el otoño; tiempo de preparar la tierra, guardar las semillas.
Tiempo de aprender, de pensar, de recogerse y encontrarse. Hasta de dejarse invadir de
nostalgia y tristeza, después de un largo y cálido verano. Así lo escribe Felipe Benítez Reyes:
Aquel verano, delicado y solemne, fue la vida.
No tengamos miedo a la nostalgia, ni a dejar caer hojas en nuestra vida, ni siquiera a sentirnos
tristes, porque todo ello es señal inequívoca de que estamos vivos. Dice Manuel Machado:
Me siento, a veces, triste como una tarde de otoño viejo.
Me despido hasta la llegada de la próxima estación.
Cristina Alonso Maeso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *